¿Y si no hay dinero para pagar la herencia?


Uno de los problemas más frecuentes con los que se encuentran los herederos a la hora de liquidar su herencia es la falta de liquidez, llegando incluso a renunciar a la misma ante la imposibilidad de hacer frente a los impuestos. Sin embargo, de haberlo previsto, podría haberse arbitrado una solución fácil, sin riesgo y de bajo coste que no pasa por la donación en vida que puede suponer una mayor tributación.

De hecho no hace falta heredar una gran fortuna para soportar impuestos elevados, por ejemplo, el que recibe una herencia de 500.000 euros en pisos y dinero puede pagar unos 100.000 euros en el Impuesto de Sucesiones.

¿Cómo podría conseguir los 100.000 euros necesarios?: contratando un producto financiero sin riesgo ligado a un seguro de vida aportando 100.000 euros y designando beneficiario, que en este caso, serían los herederos. Una vez notificado el fallecimiento a la aseguradora, en un plazo habitualmente inferior al mes, abonaría el importe del producto financiero con lo que los herederos tendrían la liquidez necesaria para afrontar el Impuesto de Sucesiones.