¿Y si hay overbooking?


Puede suceder que nos comuniquen que el avión esté lleno, incluso, habiendo facturado ya las maletas. Posiblemente la agencia nos oferte otras posibilidades para poder llegar a nuestro destino pero: ¿con un día de retraso?. ¿Y si perdemos el enlace que nos lleve a nuestro destino definitivo?. ¿Qué hacer?.

Si no nos convienen las soluciones ofertadas, por resultarnos perjudiciales o alterar sensiblemente nuestra idea de viaje, estarán obligados a devolvernos a nuestro punto de origen en un medio parecido al utilizado hasta el lugar donde se inicia el conflicto.

Deberemos reclamar a la agencia de viajes, tanto a la mayorista como a la minorista si las hubiere. Se aplicará la Ley General de Consumidores y Usuarios (LGDCU) y obligará a la devolución íntegra de las cantidades abonadas más una cantidad que no debería ser inferior al 25%. Además, deberemos ser indemnizados si las maletas ya han sido embarcadas y, por tanto, no devueltas en el  momento que damos por fallido nuestro viaje.

Hay seguros económicos que defienden nuestros intereses cuando viajamos. Así mismo, debemos asegurarnos de tener cobertura sanitaria cuando salimos de España.