El Supremo condena por vez primera la responsabilidad penal de las empresas.


«El Pleno de la Sala Segunda del Tribunal Supremo ha apreciado por primera vez  la responsabilidad penal de las personas jurídicas introducida en el Código Penal y explica los requisitos para apreciar la responsabilidad de las empresas de acuerdo con el artículo 31 bis del Código Penal, esto es,  la comisión de un delito por una persona física que sea integrante de la empresa en cuestión y en segundo término la persona jurídica debe haber incumplido su obligación de establecer medidas de vigilancia y control para evitar la comisión de delitos, o sea, si el delito se ha podido realizar  “por la ausencia de una cultura de respeto al derecho como fuente de inspiración de la actuación de su estructura organizativa e independiente de la de cada una de las personas jurídicas que la integran, que habría de manifestarse en alguna clase de formas concretas de vigilancia y control del comportamiento de sus directivos y subordinados jerárquicos tendentes a la evitación de la comisión por éstos de los delitos”. Siendo significativa la diferenciación que se realiza entre la empresa con actividad real y las que califica como sociedades “pantalla”, carentes de cualquier actividad lícita y creadas exclusivamente para la comisión de hechos delictivos».

Cristóbal Carnero Varo. Abogado.