Conducir con niebla


Cuando hablamos de niebla y conducción la DGT menciona la Regla 3V: Visibilidad=Velocidad=Vehículo delantero.

Si prevemos entrar en zona de niebla o nieve deberíamos tener suficiente gasolina en el depósito por si tuviésemos que parar y mantener la calefacción encendida. Podríamos distinguir tres factores a tener en cuenta relacionados con la visibilidad, atención y conducción.

Ante la dificultad de ver y ser vistos el sentido común, no siempre presente, nos invitaría a mantener una distancia de seguridad mayor de la habitual.La distancia de visibilidad debe limitar la velocidad. Muchos accidentes se producen por no ver o que no te vean. Son aconsejables las luces antinieblas, siendo la trasera obligatoria, y conducir pegado a la línea de la derecha y adecuar la velocidad.

Dentro del coche debemos evitar que se empañe el cristal y, si no es suficiente con el aire, deberemos abrir las ventanillas. El uso del parabrisas cuando sea necesario y evitar distracciones: uso de móviles, radio,…, que disminuyan nuestra atención.

Evitar maniobras bruscas como frenazos, giros de volante excesivos,… Lo ideal es buscar una salida y aparcar el coche en un lugar que no interrumpa la circulación y poner los intermitentes de emergencia. Si es previsible la situación llevar algo de comida y bebida así como ropa de abrigo.